Escuela infantil en el Aiun, Tinduf

Introducción

La escasez de recursos en Tinduf y el crecimiento de residuos derivados de la ayuda humanitaria internacional, convierten los containers en una posible materia prima para resolver la creciente demanda de espacios de los saharauis en el campo de refugiados.

La recuperación de estos “residuos” conllevaría, por un lado, la reducción del presupuesto en la construcción de la escuela por el aprovechamiento de sus cualidades estructurales, de resistencia a la intemperie y a condiciones extremas y por su estanqueidad y, por otro lado, la reducción paulatina de este cementerio de acero acumulado durante décadas.

 

Estudio de soleamiento y vientos predominantes

Este esquema define los ángulos límite a partir de los cuales los containers comienzan a recibir un soleamiento directo en función de las distintas
extensiones de la cubierta. Se obtiene que para las horas centrales del día, cuando el sol está orientado a sur, un ángulo entre 50º y 60º es
suficiente, mientras que en las esquinas sureste y suroeste es necesario cubrir una mayor superficie mediante una estructura auxiliar.

 

 

Formalización

La cubierta estará fijada a una estructura triangulada metálica que permita la ventilación permanente.

Se decide dividir la cubierta en 5 partes para permitir la entrada de luz en el patio central y para evitar el efecto “vela” en momentos de Siroco.

Actuaciones

Se proponen seis intervenciones básicas para hacer viable la utilización de los containers como espacio habitable:

1. La construcción de una cubierta ventilada que evite la incidencia directa del sol en los containers y, con ello, el sobrecalentamiento del metal
2. La adecuada cubrición exterior de los containers para aumentar su aislamiento del exterior.
3. La elevación del container por encima del suelo para permitir la ventilación inferior y prever filtraciones provocadas por los pocos días del año en los que se producen grandes lluvias.
4. La generación de un espacio central sombreado y protegido del viento.
5. Una estrategia de ventilación cruzada interior de los containers que evite el sobrecalentamiento y mejore la sensación térmica por el movimiento del aire. Del gráfico inferior se obtiene que durante los meses de octubre a abril se da una temperatura aceptable entre 14 y 25º. A partir de mayo y hasta el mes de septiembre es cuando se produce una temperatura excesiva. Se destaca, por tanto, que únicamente durante el verano es cuando hay que llevar a cabo determinadas estrategias de enfriamiento. Planteamos que, frente al coste excesivo de los sistemas eléctricos de aire acondicionado, así como la inconveniencia de depender de sistemas muy sofisticados que requieren de un gran consumo eléctrico, es necesario primar las estrategias bioclimáticas de sombreamiento y ventilación.
6. Una configuración de los volúmenes que responde al movimiento del sol y la dirección del viento predominante.